TEMPLO MILITANTE DE BARTOLOMÉ CAIRASCO DE FIGUEROA

TEMPLO MILITANTE DE BARTOLOMÉ CAIRASCO DE FIGUEROA. TRANSCRIPCIÓN SOBRE VARIANTES Y FUENTES (Libro en papel)

Editorial:
UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA (ULPGC)
Año de edición:
Materia
Poesía
ISBN:
978-84-9042-507-7
Páginas:
3584
Encuadernación:
Rústica
-5%
30,00 €
28,50 €
IVA incluido
En stock - 72 horas
Comprar

Templo militante, triunfos de virtudes, festividades y vidas de santos, de Bartolomé Cairasco de Figueroa, es una obra que pertenece a la épica sagrada de finales del siglo XVI y comienzos del XVII. Dividida en cuatro partes, va contando en verso, como si se tratara de una historia, las fiestas que celebra la Iglesia católica durante todo el año.

La Primera parte trata de las fiestas del primer trimestre del año. Presenta dos amplísimos discursos introductorios y elige cuarenta y dos celebraciones del llamado Calendario romano, cuatro de la vida de Jesús, una de la Virgen y treinta y seis de santos y santas de todo tipo, ya sean mártires o confesores. En el término “militante” del título se evidencia el carácter guerrero del mismo, pues los personajes de la historia que presenta son verdaderos caballeros que viven y mueren siguiendo el ejemplo de Jesucristo. Cada Canto viene precedido por una Introducción en distinta clase de versos italianos, puestos en boca de las virtudes en que cada personaje resplandeció, seguida por la narración en octavas reales de la vida de los mismos. Todo ello viene sintetizado en el título.

La Segunda parte trata de las fiestas del segundo trimestre del año. Posiblemente, para equilibrar el contenido del tomo resultante, se incluyó en la Primera parte el Canto de Santa María Egipcia, que pertenece al mes de abril. En esta Segunda parte hay seis Cantos dedicados a fiestas importantes de la Iglesia (La Resurrección, La Invención de la Cruz, La Ascensión, Pentecostés, La Santísima Trinidad y Corpus), y cuarenta y cuatro dedicados a santos y a santas del llamado Calendario romano (mártires o confesores), que aparecen en grupo o individualmente. Como en la Primera parte, cada Canto viene precedido por una introducción en versos italianos de todo tipo, puesta en la boca de la virtud en que floreció el personaje del Canto; la vida del santo o santa respectivo, o la narración de la fiesta celebrada se presenta escrita en octavas reales. En la edición de 1603 se presenta el único romance de toda la obra, en el Canto de San Pedro Mártir.

La Tercera parte trata de las fiestas que celebra la Iglesia durante el tercer trimestre del año. En esta Tercera parte hay setenta Cantos: uno dedicado a Cristo: la Transfiguración de Cristo Nuestro Señor; cuatro dedicados a la Virgen: la Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Elísabet, Nuestra Señora de las Nieves, la Asunción de Nuestra Señora, la Natividad de Nuestra Señora. Los sesenta y cinco Cantos restantes están dedicados a santos y santas del llamado Calendario romano (mártires o confesores), que aparecen en grupo o individualmente. Como en las otras partes, cada Canto viene precedido por una introducción en versos italianos de todo tipo, puesta en la boca de la virtud en que floreció el personaje del Canto; a dicha introducción sigue la narración de la fiesta celebrada, o la vida del santo o santa respectivo, o del grupo de santos, que aparecen escritas en octavas reales.

La Cuarta parte trata de las fiestas que celebra la Iglesia católica durante el cuarto trimestre del año. En esta Cuarta parte hay cuarenta y cinco Cantos. Tres de ellos están dedicados a la Virgen: el Canto de la Presentación de Nuestra Señora en el Templo, el Canto de la Concepción de Nuestra Señora, y el Canto de Nuestra Señora de la O. Los restantes están dedicados a santos y santas del llamado Calendario romano (mártires o confesores), que aparecen en grupo o individualmente. Como en las otras partes, cada Canto viene precedido por una introducción en versos italianos de todo tipo, puesta en la boca de la virtud en que floreció el personaje del Canto; a dicha introducción sigue la narración de la fiesta celebrada, o la vida del santo o santa correspondiente, o del grupo de santos, que aparecen escritas en octavas reales.